Qué te impide atraer atención de los hombres

Este conjunto de meta-programas negativos que te dejamos a continuación, ayudan a encontrar al “enemigo” dentro de la mujer que impide a atraer interés de los hombres. En ningún momento hay que tomarlo a personal. Se describe un conjunto de posibles comportamientos que nos pueden acercar a comprender por qué a veces nos cuesta atraer atención de un hombre.  Te recomendamos leerlo con una dosis de humor. Solo conociendo al enemigo podemos ganarlo

 

1. Ser negativa.

Cuando toda la atención se concentra únicamente en aquello que en ella y en su vida no está bien. Eso se llama – tener complejos. Las mujeres negativas, de forma automática, constantemente se pierden en lo mal que está todo. Se quejan por ganar poco dinero, tener un trabajo aburrido, las tontas que son sus amigas, problemas de toda índole, desesperación, etc…

Así una mujer, en todo sentido de la palabra, se “ahoga” en el mar de su propia negatividad. Ella, sin parar, analiza y da vueltas en su cabeza a las cosas negativas que le preocupan o lo comenta con sus amigas. Lo peor, es que cuando ella intenta demostrar que todo está OK, dibujando sonrisa en su cara – no sale nada, ya que sus gestos no verbales (la voz entrecortada, la mirada baja, postura inclinada hacía delante con hombros caídos) dan saber cómo son las cosas en realidad.

Los demás, sobre todo los hombres, se dan cuenta enseguida que esta mujer huele a negatividad y que su vida es un caos. ¿Y quien quiere añadir más negativismo a sus vidas? Es por eso que el hombre pierde el interés rápidamente.

 

2. Fijación y obsesión consigo misma.

 La mujer que ya había vivido las frustraciones en el amor muchas veces tiene obsesión consigo misma. Al tener experiencias negativas con los hombres empieza a hacer demandas excesivas. Ella cree que el hombre “debe“. La relación se concentra básicamente solo en lo que, según ella, debe el hombre: regalar flores, hacer regalos, quiere su atención las 24 horas, que la cuide y muestre su devoción por ella. Ella toma a un hombre como la fuente de todo tipo de bienes, pero no tiene con él una relación real.

Esta mujer solo piensa en estar bien a costa del hombre, para así, psicológicamente, compensar todo lo malo por lo que ella ya pasó en su vida. Ella se muestra indiferente a los gustos, hábitos e intenciones del hombre. Su petición: “haz todo para que yo este bien” repela interés del hombre, porque ¿quien va a querer construir una relación con una egoísta?

3. Los problemas.

Cada nuevo día trae nuevos problemas… Las mujeres que no saben atraer atención de los hombres, no saben resolver sus problemas. Hoy el problema es pocas ganancias, mañana – no poder organizar sus días de descanso, pasado – no poder comprar lo que ella quiere. Ella piensa que es el hombre quien debe resolver todos sus problemas. Es por ello que piensa que necesita a un hombre en su vida. Considera que el hombre es el ayudante en resolver los problemas y no es un Ser libre, una persona. Su único enfoque es consumirlo. ¿Y que hombre quiera ser utilizado para los intereses ajenos?

 

4. Poca energía.

Para ser sexy no es suficiente repetir cada mañana, al levantarse, el mantra “Soy sexy”. Sexualidad – es energía. Para irradiar sexualidad hay que elevar el tono de la energía de su cuerpo físico. Las mujeres que repelen atención de los hombres son poco activas físicamente. Ellas no hacen deporte, no van al gym, a nadar, no bailan, no salen a correr, ni tampoco a caminar. 

Son físicamente pasivas, por lo que su energía es baja. Y como consecuencia la sexualidad es baja también. Y donde la sexualidad está ausente, el interés del hombre también. 

 

5. Poca flexibilidad.

A veces los hombres se fijan en ellas, incluso les hablan y luego se alejan ¿por qué? 

Porque ellas no saben jugar sus cartas en estas situaciones, los hombres pierden interés y desaparecen. 

*No saben elogiar: para el hombre es muy importante tener aprobación de sus actos y que muestren un sincero interés por su persona. Un cumplido, un elogio o por lo menos, unas palabras sinceras con emoción pueden derretir el corazón más frío.  

*No saben regalar miradas seductoras: la mirada – es una de las principales armas de seducción, aun desde los tiempos de las geishas. Si una mujer no sabe atraer interés de un hombre, es porque no sabe utilizar su mirada. 

*Seriedad: si una mujer no sonríe y se muestra seria en una conversación con un hombre eso transmite que ella está cerrada para conocer a alguien y no intenta simpatizar ni gustar a nadie. Y eso el hombre lo traduce como “semáforo rojo” y “stop”, por lo que deja de interesarse por ella.  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *